Usuarios de Transmilenio y del SITP en riesgo

Libardo Marín Todos recordamos el día en que Peñalosa, muy en su estilo, prometió que el problema de movilidad en Bogotá, el gran caos del que tiene bastante responsabilidad, lo iba a resolver en cuestión de meses. Promesa que era apenas el inició de una serie de mentiras con las que el alcalde iba a justificar sus muy malas políticas. Pero si algo no ha hecho Peñalosa es resolver la dramática situación de los buses del SITP y de Transmilenio, al contrario, la ha empeorado. Recordemos, antes de ver unas cifras que retratan la situación, una frase que guía el accionar de Peñalosa: “Transmilenio hace lo mismo que un metro, pero es mucho más barato”

Según le informó Transmilenio al concejal Manuel Sarmiento, están en franco aumento el número de buses varados. Que los buses en los que se transportan millones de bogotanos al día se varen no solo es preocupante por las afectaciones en el tráfico que generen, lo realmente preocupante es que se está poniendo en peligro la vida de los usuarios. De presentarse una tragedia por el mal estado de los buses, los responsables son fácil de identificar. Miremos las cifras. En el primer semestre de 2017 se vararon casi 6 buses de Transmilenio al día, mientras que en 2016 la cifra fue de 3.4 buses. Con Peñalosa, todo es susceptible de empeorar. La explicación a ese fenómeno es que los buses ya cumplieron su vida útil, es decir, deben ser renovados, pero yendo contra la lógica los contratos con los operadores de esos buses fueron prorrogados por Petro y Peñalosa. En la Fase I, los buses varados de Si 99, el operador privado más grande del sistema, aumentaron ¡95%!

En el caso del SITP, el panorama es igual de oscuro e incierto. Un indicador que se usa para medir los incumplimientos de los operadores son los recorridos programados que no se hacen, conocidos como vueltas perdidas. Estos incumplimientos aumentaron en un 35% entre 2015 y 2017. Con razón aumenta el desespero ciudadano. Pero miremos un último dato, que fue puesto de presente por el concejal Sarmiento. En lo corrido del año el número de buses del SITP inmovilizados por parte de Transmilenio, por diversas razones entre ellas fallas técnicas, fueron 63 al día, un aumento de 7% frente a 2016.

Lo que sucede en Bogotá es de extrema gravedad, y en movilidad sí que más. No se vislumbra un futuro distinto al de la continuidad del caos. Lo anterior se suma al largo listado de razones que tenemos quienes impulsamos de frente la revocatoria del mal alcalde Peñalosa.
Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com