Elecciones de pasión: Wilson Borja

Wilson Borja

Luego del 11 de marzo, las aguas corren por parte de las negociaciones politiqueras, de un Estado que no reinventan sino que pretenden perpetuar con los ya anquilosados métodos de comprar por parte de candidatos presidenciales que tienen el poder del dinero, léase aquellos que ofrecen dádivas, a los integrantes de la rama legislativa. Es así como se murmura que tal o cual tiene tantos congresistas de tal o cual partido, aunque ese partido tenga candidato propio.

Son los mismos negociantes que fabrican objetos de odio como forma de hacer política discriminatoria y de exclusión, generando miedos infundados solo para mantener gabelas que han adquirido por métodos y leyes antidemocráticas.

La primera conclusión es que así empieza el camino de la corrupción, que concluye cuatro años después, donde gobierno y congresistas terminan robándose 50 billones de pesos por año de los impuestos que pagan todos los colombianos.

La segunda es que Colombia está lejos de tener verdaderos partidos con pensamiento ideológico coherente y estructura correspondiente a ella. Ni siquiera aquellos que pretenden ser diferentes, ya que es paradójico que pregonen querer cambiar precisamente lo aquí planteado, cayendo en el juego malsano de repetir la misma practica de desconocer decisiones tomadas democráticamente por sus partidos; lo que es peor cuando se asientan también en el odio y el miedo como forma de buscar el cambio.

Bien dijo Sergio Fajardo en una conversación privada con algunos compañeros “lo que está sucediendo no es nada de otro mundo”. Yo le agregaría algo que dijo en sus columnas en el periódico El Mundo en 1985:”el principal obstáculo es la inercia de la tradición: esa sensación paralizante de que el cambio no es posible y que nuestra existencia depende de aquellos que por tantos años nos han conducidos”

Y continuó: “Eso es lo que queremos modificar, cuando nos planteamos como cambio alternativo, que tiene principios basados en la coherencia y en la consistencia, no se trata de vanidades ni de ego. No, se trata de construir paso a paso, cuidando que cada paso no contradiga los anteriores”

Por eso es compresible cuando dice que como ciclista se siente que está en el paso de la etapa para subir el Páramo de Letras, con un pelotón que está escapado y que debe llegar de segundo, después vendrá el siguiente paso para llegar a la meta.

No importa cuántos congresistas del establecimiento son comprados para mantener una unidad de los mismos con las mismas, porque ellos no son los que interesan, ni tampoco unirse con ellos, eso sería contradictorio con el cambio alternativo que pregona la Coalición Colombia, por el contrario ojalá todos estén en el mismo costal, así es más fácil mostrar el porqué de la necesidad del cambio.

Precisamente la Coalición Colombia debe ser lo primero y lo importante a cuidar en este proceso electoral, para que, fraseando a Fajardo, pueda tener coherencia y consistencia en el tiempo como medio que justifica el cambio. Solo se debe tener presente que se hace lo que se puede con lo que se tiene. Y si, disfrutemos esta campaña.

Por: Wilson Borja Días, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.,

@WilsonBorjaD, Facebook: Wilson Borja

Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com