San Mateo y Verbenal: dos historias de resistencia y lucha

San Mateo y Verbenal: dos historias de resistencia y lucha Septiembre fue un mes trágico y doloroso. Según la información disponible, parece que la Policía acabó con la vida de nueve jóvenes en Bogotá y de otro tanto igual en Soacha. Ahora, las atrocidades de los crímenes del Estado no ocurren en veredas lejanas con poca presencia institucional, sino en el centro político y económico del país, en medio de decenas de testigos. Al cruzar la información sobre violencia policial y las Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo, se encuentra que los lugares con mayor número de casos de violencia policial son los mismos en donde se ha identificado la presencia de grupos paramilitares. Esto implicaría que, contrario a lo expresado por el Ministro de Defensa y por el Presidente, la violencia policial no se trata de casos aislados, ni minúsculos.

Verbenal y San Mateo son dos barrios en donde esta situación es especialmente preocupante. Verbenal está ubicado en Bogotá, en la localidad de Usaquén; mientras que San Mateo se ubica en Soacha. Ambos barrios han sido escenarios de fuertes actos de violencia ejercida por miembros de la Policía, constituyéndose en graves violaciones a los derechos humanos. Recientemente denunciamos que el 4 de septiembre, cerca de nueve jóvenes murieron en medio de un incendio ocurrido en la Estación de Policía de San Mateo y otros tres quedaron gravemente heridos. La primera información apuntaba a que se trató de una total negligencia por parte de los policías, según el relato de las familias que presenciaron la muerte trágica de sus seres queridos. Sin embargo, parece que no fue una simple negligencia de la Policía, ya que las historias clínicas de los muchachos indican rastros de gasolina o líquido inflamable en sus cuerpos. Cinco días después, cuando el país amaneció con la noticia del escabroso asesinato de Javier Ordóñez e inició una jornada de protestas, en la que San Mateo volvió a padecer violencia policial. En medios de comunicación y en redes sociales se difundieron videos de miembros de la policía, en esta misma Estación, realizando disparos para amedrentar la protesta.

Por otra parte, Verbenal es el barrio con más muertes durante el 9, 10 y 11 de septiembre. Allí fueron asesinados Cristián Hernández Yara, Jaider Fonseca y Andrés Felipe Rodríguez. Ninguno superaba los 26 años. Según la Alerta Temprana 022 de 2020 de la Defensoría del Pueblo, en este barrio junto con La Uribe, San Cristóbal Norte y Toberín se presentaba (y se materializó) un riesgo inminente a la vida, libertad y seguridad de sus habitantes ante la presencia de grupos paramilitares. Según algunos jóvenes que han denunciado la violencia y la brutalidad policial en estos barrios, la Policía los ha intimidado diciéndoles “si me eché tres, me echo cuatro”.

A pesar de esta escalofriante situación, agravada por la estigmatización del Ministro de Defensa y las declaraciones indolentes de los comandantes de la Policía, las madres de San Mateo y los y las jóvenes de Verbenal no se han dejado atemorizar por el miedo y su respuesta es la dignidad. Las madres de San Mateo han realizado plantones y marchas para exigir justicia y protección para los muchachos sobrevivientes. Por otra parte, los y las jóvenes de Verbenal han realizado varias Noches sin Miedo, como una acción colectiva que le apueste a resistir la violencia del Estado y la violencia de los grupos al margen de la ley. Septiembre de 2021 debe ser, además de una fecha de conmemoración y de memoria, debe ser la fecha para que las y los servidores públicos rindamos cuentas sobre nuestras actuaciones para garantizar los derechos humanos y para no permitir la repetición de estos hechos. En este camino debemos aprender del humanismo y de la dignidad de todas estas madres y jóvenes que han perdido a sus seres queridos, resisten y luchan por una realidad distinta.


Diego Cancino
Concejal Alianza Verde


Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com