Las dos caras de Beck: Consulta Petro - Caicedo

¿Por qué votar por Petro en la Consulta del próximo 11 de marzo?: José Cuesta Novoa

Gustavo Petro es el precandidato presidencial del movimiento ciudadano Colombia Humana, a su turno participa en la consulta interpartidista denominada Paz con Justicia Social, enfrentándose este próximo 11 de marzo al ex alcalde de la ciudad de Santa Marta, Carlos Caicedo. Consulta que no dudo en definir como la consulta de la vida. En este sentido es bueno recordar a nuestros lectores que, ese mismo día hay otra consulta interpartidista que escogerá el candidato de la coalición que promete hacer trizas los acuerdos de paz.

El elector el 11 de marzo recibirá en su respectivo puesto de votación dos tarjetones: el de senado, lista nacional; y el de cámara de representantes, listas regionales. Las listas que apoya a Petro al Congreso son las listas de DECENTES. En cámara por Bogotá se encuentra Jose Cuesta, en el # 104 #LaDecenciaCuesta Los ciudadanos que se identifican con las tesis programáticas de la Colombia Humana, deberán solicitar el tarjetón naranja, en donde encontrarán las fotos de los precandidatos ya mencionados, marcando con una X la cara del próximo Presidente de la República Gustavo Petro.

La razón más poderosa para votar por Petro en la consulta del tarjetón naranja es que su programa de gobierno prioriza la lucha contra la inequidad en la sociedad colombiana. Colombia es el tercer país más desigual del mundo, solo lo aventajan Angola y Haití. La concentración de la propiedad de la tierra en es escandalosa: el 1,4% de los propietarios de la tierra, son los dueños del 54% de la tierra fértil en el país de la gayaba.

La Contraloría General de la República, contrato en el año 2003 al destacado investigador social Luis Jorge Garay, quien con sus datos confirma que, tras el desplazamiento forzado, subyace un proyecto terrateniente de gigantescas proporciones. Dice Garay que, el 1, 4% de los propietarios de la tierra en Colombia poseen el 54% del total de la tierra fértil. Nada más escandaloso que tal dato estadístico, porque registra en forma gráfica, ilustrativa y contundente una lógica profunda, subterránea de la dinámica del desplazamiento forzado. La acumulación primitiva del capital tierra, en nada difiere de la acumulación originaria del capital industrial, son los métodos de la violencia criminal los parámetros que definen los procesos de despojo y readjudicación de tierras en manos de pequeños o medianos propietarios, a favor de terratenientes dueños de inmensos latifundios. La concentración de la tierra en pocas manos va aparejada con la implementación de grandes proyectos agroindustriales, como el de la palma africana, dato curioso por la coincidencia, ya que las zonas de producción industrial de palma africana fueron asentamientos decisivos en la etapa de consolidación de proyecto de dominación paramilitar, para la muestra un botón: importantes regiones campesinas de la costa atlántica.

Una sola familia en Colombia es dueña de un millón de hectáreas, es la familia Ochoa Vásquez. Esa inconmensurable propiedad agraria equivale a todo el territorio Suizo, o a todo el territorio salvadoreño. En conclusión, en nuestra patria una sola familia es dueña de país completo; en el entretanto, 7 millones de desplazados, expulsados a sangre y fuego de sus tierras, deambulan por las grandes ciudades disputándose un centímetro de tierra con las ratas en las alcantarillas. El mayor obstáculo que tiene Colombia para acceder la modernidad es el latifundio improductivo. Mientras no se supere ese sistema de propiedad feudal sobre la tierra, será imposible avanzar en una modernización agroindustrial de la economía criolla. Petro ha propuesto gravar con la más alta carga tributaria a los latifundios improductivos superiores a mil hectáreas. De lo contario iniciara un programa, contemplado en la constitución del 91, para la compra de esas tierras que serán distribuidas a los campesinos, asociados en cooperativas, las cuales contarán con crédito barato y el apoyo tecnológico necesario para convertir al país en la potencia agroindustrial de América Latina.


Caicedo es una bocanada de oxígeno en la política colombiana: Antonio Sanguino

Conozco a Carlos Eduardo Caicedo Omar hace 30 años y desde entonces hemos construido sueños, unos los hemos podido echar a andar y otros están por realizarse. Esos sueños se resumen en una sola palabra: Dignidad por los ciudadanos de los sectores populares, de donde también provenimos nosotros.

Reconocemos en Carlos Eduardo Caicedo un liderazgo forjado en la lucha social y la gobernabilidad local democrática y creemos que su liderazgo y el movimiento Fuerza Ciudadana son un activo en la Costa en función del propósito de construir expresiones políticas desde las regiones y desde el Caribe Colombiano.

Junto con Caicedo representamos a las nuevas ciudadanías que buscan un cambio, y que sueña con un Cambio Positivo para Colombia, con oportunidades para las mayorías que no quieren ser más excluidas, construir un país en paz, productivo, sostenible e incluyente. Eso somos El Equipo del Cambio.

Carlos Caicedo es el único que ha demostrado el cambio en el Magdalena. Llegó la hora de los nuevos liderazgos. Por eso, necesitamos una sola coalición independiente que conquiste por fin la presidencia de Colombia. Esa Coalición triunfadora es posible si Carlos Caicedo gana la consulta presidencial por el cambio el próximo 11 de marzo.

Para nosotros Carlos Caicedo representa esa nueva manera de defender los Derechos de quienes por años han sido excluidos. Estamos convencidos de la necesidad de un ejercicio político incluyente y con participación ciudadana activa, para alcanzar una Colombia menos desigual y mucho más democrática, con una sociedad comprometida y responsable con los procesos sociales, políticos y ambientales y eso lo encarna Carlos Eduardo Caicedo Omar.

Hoy los quiero invitar a que nos sumemos a una posibilidad de tejer un movimiento o expresión regional del Caribe colombiano comprometida con la paz, el postconflicto y las transformaciones democráticas que reclama no solo la región Caribe, sino la sociedad colombiana.

Hago un llamado a toso los colombianos a pedir este 11 de marzo, en las urnas, el tarjetón naranja de la consulta interna que se llevará acabo entre Gustavo Petro y Carlos Caicedo. Contamos con tu apoyo a Carlos Caicedo para que gane la consulta del cambio y podamos consolidar una alianza de gran aliento que convoque a todas las fuerzas alternativas, donde también caben: Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Humberto de la Calle, Clara López.

Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com