Las dos caras en Beckrtv: Alza en tarifas de TranMilenio

En Contra: Manuel Sarimiento
Concejal de Bogotá

Peñalosa, el aumento en el pasaje de Transmilenio y la revocatoria

"No es cierto que el incremento de las tarifas sea algo inevitable, como ha sugerido el alcalde Peñalosa..."

Manuel Sarmiento Peñalosa decidió, una vez más, subir las tarifas del transporte público en la ciudad. El alza significa un encarecimiento del 10% para los usuarios de los buses rojos y del 17% para los de los buses azules, ambos muy por encima de la inflación (5.75%) y del aumento del salario mínimo (7%). Con este aumento, además, el crecimiento en la tarifa de Transmilenio desde sus inicios es un 18% superior a la evolución de la inflación, con lo que los bogotanos cada vez dedicas más pesos al transporte urbano.


No es cierto que el incremento de las tarifas sea algo inevitable, como ha sugerido el alcalde Peñalosa. Si bien el sistema de transporte viene funcionando con un cuantioso déficit, antes que aumentar las tarifas el Alcalde debería modificar los contratos con los operadores privados como se lo permite la ley. A cinco de los siete operadores de las Fases I y II, los ciudadanos les siguen pagando los buses que ya están totalmente pagos, gabela con la que los negociantes de Transmilenio tienen una exagerada rentabilidad sobre el patrimonio del 15%, más del doble de la rentabilidad de las 200 empresas más grandes del país. Y en la prórroga que Peñalosa les concedió a los otros dos operadores de la Fase I, en diciembre pasado, el pago por pasajero solo se redujo en un 19%, cuando la remuneración por la inversión de los buses representaba el 40% de los costos.


Tampoco es cierto que este nuevo encarecimiento del transporte se decrete para mejorar la calidad del servicio. Lo mismo dijo Peñalosa a comienzos del año pasado y lo cierto es que la calidad del servicio empeoró. Según cifras de la administración, el número de articulados varados creció un 65%, pasando de 5.534 casos en 2015 a 9.157 en 2016. Asimismo, entre 2015 y 2016 la ocupación de los buses aumentó en un 4%, por lo que los buses van ahora más llenos que antes. Se suma a lo anterior el riesgo que deben enfrentar los usuarios, pues ya que la operación con buses con más de 15 años de uso es cada vez más riesgosa (buses quemados).


Peñalosa miente a la ciudadanía al decir que el aumento en la tarifa era inevitable y que se destinará a mejorar las condiciones de prestación del servicio. Lo hace por preservar las abultadas ganancias de los operadores privados, a los que les va muy bien mientras a la ciudadanía le va mal. Impedir que este tipo de políticas se sigan imponiendo será posible si la ciudadanía lo detiene. Afortunadamente, las encuestas recientes revelan que su desfavorabilidad está en las nubes y aumentando y que cada vez hay más bogotanos dispuestos a votar favorable su revocatoria.

A favor: Diego Molano
Concejal de Bogotá

La decisión de las tarifas de Transmilenio fue una medida responsable

"Durante las dos últimas administraciones no se incrementaron las tarifas y esto permitió una brecha entre la tarifa técnica y la tarifa real "

Diego MolanoEl sistema de Transmilenio está en una etapa crítica en su situación financiera; solamente el año pasado perdió cerca de 760 mil millones de pesos, principalmente por tres factores: no haber desarrollado los contratos, particularmente los del SITP, de forma adecuada; por unas proyecciones de demanda que no le permitieron alcanzar los niveles de ocupación que requería y porque el número de colados, que llega a los 300 mil año, afectan la estabilidad financiera y operativa de la empresa.


A lo anterior se sumó que durante las dos últimas administraciones no se incrementaron las tarifas y esto permitió una brecha entre la tarifa técnica y la tarifa real que se cobraba al usuario, lo que estaba haciendo que se generara una diferencia financiera que afectaba la estabilidad del sistema.


En segundo término la administración anterior entregó una serie de subsidios no controlados como el de la conocida Hora Valle que profundizó el déficit.
En medio de una situación económica tan complicada, como la que se presentó este año, el incremento de las tarifas obviamente afecta la estabilidad del bolsillo de los bogotano , pero para garantizar la sostenibilidad de la empresa y la mejora del servicio era necesario tomar una decisión, que para mí es más que todo responsable.


Que se requiere hacia el futuro
Al pasar la tarifa de Transmilenio de 2000 a $ 2200 y del SITP de 1800 a $ 2000 se hizo que se acercara cada vez más a la tarifa real del sistema, de acuerdo a lo que se tenía proyectado y esto deberá permitir ciertas acciones:


1: Disminuir el déficit que tiene el sistema de modo que se prolongue hacia el futuro mejor operación

2: Liberar recursos que se estaban utilizando para cubrir el défi cit operacional para hacer inversiones que mejoren la calidad del servicio, esto implica que deben hacerse un trabajo en el mejoramiento de las estaciones, puertas, procesos de calidad de buses, atención y servicio y redefinición de rutas.

3: Refocalizar los subsidios para que lleguen a los que verdaderamente lo necesitan y el sistema pueda operar adecuadamente

4: fortalecer la estrategia de colados y para eso se necesitan recursos que se puedan poner los sistemas de control electrónico en las puertas.
Pero siguiente la línea, ahora lo más importante es que hacia el futuro se definan mecanismos de calidad del servicio y para eso es fundamental las reformas de los contratos Transmilenio fase 1 y fase 2 para que la gente pueda ver los nuevos buses y sentir la calidad del servicio con mayor operatividad sin tanto tiempo de espera, sobretodo en el SITP y por eso hacemos un llamado de atención a la administración para que esto debe venir acompañado de una mejora notoria.
Por último, con los recursos aprobados por este Concejo, el Transmilenio debe avanzar en solucionar los problemas estructurales hacia el futuro y eso es con la construcción de más troncales de Transmilenio y del Metro, solo en la medida en que se supere el déficit de infraestructura del sistema de transporte público, que no se construyó el los últimos 12 años , se va poder encontrar una salida estructural en el lago plazo.

Es importante recordar que durante los últimos doce años se debieron hacer 400 kilómetros trocales de Transmilenio, pero solo se hicieron 120.
Esta administración debe iniciar las obras para construir cuatro trocales prioritarias; una es el mejoramiento de la de la Avenida Carcas y su extensión desde el Canal Molino hacia el sur hasta Yomasa en Usme.


La segunda es la troncal de la Avenida Boyacá, que va desde Yomasa, hasta la 170; aprobada ya en el Conpes del metro.


La tercera es la troncal el Transmilenio por la Avenida 68 que también quedó aprobada en Conpes y la cuarta en la Avenida Ciudad de Cali


Si se construyen estas cuatro troncales en conjunto con el Metro el sistema va a comenzar a fluir de nuevo, tendrá solidez financiera y mejorará la calidad del servicio.


Es necesario que Transmilenio haga una reingeniería en calidad de servicio y operación, lo ciudadanos han estado golpeados con el incremento de esta tarifa pero era necesario si queremos un sistema mejor y sostenible hacia el futuro.

Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com