El Cara a Cara de Beck: El día sin carro y sin moto en Bogotá

cara a cara

El día sin carro y sin moto generan conciencia sobre el medio ambiente

Concejal Diego Molano


La calidad del aire en el mundo es uno de los problemas que hoy en día es el más preocupante para la población especialmente para la más vulnerable (niños menores de 5 años y adultos mayores).

El tema se está volviendo tan recurrente que en las ciudades europeas más importantes presentan en varias partes públicas medidores de concentración de gases contaminantes en tiempo real.

Colombia por ser un país en desarrollo, posee problemas además, de los meteorológicos, que agravan el tema como la calidad de los combustibles, el sistemas de transporte público ineficientes, el crecimiento inevitable que hace parte del desarrollo económico intrínseco del país y por supuesto, una muy mala conciencia sobre el ambiente y sus afectaciones

Bogotá lastimosamente no se queda atrás en sus niveles de contaminación atmosférica que se presentan día a día y esto se refleja en las mediciones diarias de calidad del aire de la ciudad.

Es evidente que, a pesar de estudios y advertencias de los académicos sobre el tema, todavía seguimos con niveles de contaminación altos, aumento de enfermedades respiratorias y agravantes a la salud que no debemos pasar desapercibidos

La ciudad ha tomado medidas con campañas de reflexión colectiva como el día sin carro que ya lleva 17 años en ejecución y que hoy en día, los mismos ciudadanos lo exigen.

Esta medida es importante pues la ciudadanía percibe un “nuevo ambiente” en la ciudad, se bajan del carro y utilizan otros medios de transporte alternativos como la bicicleta o caminar.

Teniendo en cuenta los inventarios de emisiones de fuentes móviles que se han realizado a lo largo de estos años por diferentes fuentes académicas como las universidades de Los Andes, Nacional, y EAN, entre otras además de las conclusiones del Observatorio Ambiental de Bogotá de las mediciones de su Red de Monitoreo de Calidad del Aire, se afirma que el parque automotor es el principal emisor de PM10 y PM2.5; contaminantes criterio que tienen las consecuencias más graves para la salud humana.

En Bogotá existe el Plan Maestro de Descontaminación donde indican que los vehículos diésel (transporte público y carga) por su propia configuración de motor y con la calidad del combustible que tenemos en Colombia, son los que mayores generadores de material particulado de la ciudad; por esto, es necesario que se implementen mayores medidas restrictivas a estos vehículos como actualización de la flota, control de emisiones, así como capacitaciones para comportamientos en conducción ecológica, etc.

Las motos por su parte también son vehículos que, en proporción por cantidad de personas transportadas, generan más contaminantes que un bus, sin mencionar las motos de dos tiempos que algunas todavía ruedan por la ciudad

Es por esto que se ha decidido implementar la medida del día sin carro y sin moto en la ciudad; no sólo porque genera conciencia sobre el medio ambiente, sino también porque podría demostrar que, con esfuerzo y ganas de cada uno de nosotros, podemos transformar la ciudad hacia una #BogotáSostenible.

Día sin carro pero la movilidad no mejora

Fernando Rojas Parra - @ferrojasparra
(Politólogo con maestrías en Gestión Urbana e Historia, estudiante de doctorado en Historia de la Universidad de los Andes)

En febrero de 2000 se realizó por primera vez el “día sin mi carro” en Bogotá. La jornada buscaba que los bogotanos experimentaran formas de transportarse diferentes al carro particular. Era una época en la que se construían Transmilenio y ciclorrutas y se promovía la recuperación de espació público.

En octubre de ese mismo año se llevó a cabo una consulta popular, que con el apoyo del 61 por ciento de los bogotanos, estableció un día sin carro en la ciudad.

Hoy, 16 años después se sigue realizando el día sin carro pero la realidad es otra. Las medidas para desincentivar el uso del carro no funcionaron. Según la secretaría de movilidad, entre 2002 y 2015 pasamos de tener 400 mil carros a cerca de 1.800.000; y de tener 16 mil motos a casi 500.000.

El transporte público no se fue la alternativa que se había prometido. Transmilenio se convirtió en un sistema inseguro, caro y de baja calidad. Según la encuesta de percepción ciudadana de Bogotá Cómo Vamos el 82 por ciento de los bogotanos no está satisfecho con el servicio que presta. Por su parte el sitp tampoco cumplió con las expectativas. Problemas con las rutas, las frecuencias, la seguridad y la venta de tarjetas sumados a las dificultades financieras estructurales de los operadores tienen en jaque al sistema.

Aunque la bicicleta ha sido usada, o al menos mencionada, como bandera por varios alcaldes la construcción de infraestructura ha ido en declive. Según un estudio de Carlos Pardo y Patricia Calderón de 2014, Enrique Peñalosa construyó 232 km de ciclorrutas; Antanas Mockus, 55; Luis Eduardo Garzón, 39; Samuel Moreno, 26; y Gustavo Petro, 11. A esto se le suma que no hay cicloparqueaderos suficientes y que la inseguridad golpea a los ciclistas sin que las autoridades tomen las medidas necesarias para garantizar la integridad de los “héroes cívicos” como los ha llamado el actual alcalde.

El día sin carro será una fiesta para las bicicletas, un día normal para los que nos movemos en transporte público y un dolor de cabeza para muchos de los que se mueven normalmente en carro.

Pero los problemas de movilidad continuarán porque no hay medidas de fondo para mejorar la calidad del servicio de Transmilenio ni el sitp. Tampoco para resolver el caos en las vías, que aumenta porque cada quien hace y parquea donde le parece.

Como fiesta cívica, que vengan más días sin carro. No obstante, estas jornadas no reemplazan las soluciones estructurales que los bogotanos seguimos esperando para movernos mejor.

Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com