Los Recomendados de Beck RTV: El Perdón, un libro sobre la vida, la tortura y seguir viviendo

Los Recomendados de Beck RTV: El Perdón, un libro sobre la vida, la tortura y seguir viviendo Recordar para que nuestros nietos aprendan a dibujar en paz su futuro y su esperanza.  
 
Al presentar este libro, lo hago con el sentimiento que he venido tejiendo poco a poco en la intensidad que reclaman los ajetreos de la vida, y con estas letras y la experiencia que da el tiempo, poder decir quees más fácil perdonar, que pedir perdón, y que olvidar es casi imposible, que es indispensable recordar para no volver por los pasos tristes que se asoman en las esquinas de nuestra historia patria; recordar es necesario para no volver por los linderos del abismo de la violencia y para que las nuevas generaciones no tengan que transitar por los parajes del dolor impuesto en las noches de gritos y de incendios campesinos.   
 
Escribir sobre el perdón, aun viniendo de la guerra y sus perversos escenarios, luego de haber superado acontecimientos personales que en medio de la tortura fueron calificados como ‘terribles’ procedimientos que dejan mucho que decir sobre la actuación de algunos seres humanos, me ha permitido defender la decisión generosa y oportuna de hace ya más de 6 lustros, como aporte para estos tiempos del pos acuerdo.   
 
En  estas vivencias que encuentran en el libro Y después de todo… EL PERDÓN,  están ligados, como tejidos, de la mano, hechos que aún en medio del dolor causado poreventos escabrosos de la tortura sufridos durante el paso por las caballerizas del Cantón Norte de Bogotá, desde el inicio del interrogatorio con golpes, amenazas, choques eléctricos, plantones, el submarino,  el ahogamiento con bolsas plásticas amarradas al cuello, las agujas penetrando las uñas de las manos, la perturbadora penumbra causada por la venda apretando los ojos, el frío y la desnudez siempre esposado  y amarrado,exigieron actitudes generosas y liberales propias del perdón, valor de la sociedad  tan necesario en estos tiempos de la reconciliación.   
 
El libro cuenta cuando llega el momento y comprendo que la vida pende de un hilo y no hay otra alternativa que asumir el suicidio y así defender la causa en la cual estaba comprometido, y asumí la muerte como la mejor compañera que ayudaría a resguardar la información y preservar su dignidad para no llegar al lamentable estadio de la delación, y al tomar esa decisión, los dolores fueron menos dolores, los miedos y la angustia que producían aquellas infamias diarias y nocturnas de tanto padecimiento, mermaron, y ahora solo estaba a la espera de la oportunidad de morir, antes de ser asesinado y luego desaparecido.   
 
Ahora, luego de treinta y cinco años que llevo viviendo en una querella entre la memoria y el olvido, aún me sorprenden algunos recuerdos en cualquier esquina, cuando al menor descuido, un asunto de aquellos aciagos momentos, enredado entre sueños y memorias, busca salirse sin permiso del rincón del alma donde creo tenerlos escondidos y me hace sentir con mayor intensidad ese ruido fastidioso o zumbido punzante de chicharra que carcome el oído y acaba con la tranquilidad y el descanso, producto del “telefonazo”, golpe dado en el recibimiento cuando fue llevado a las caballerizas.   
 
Y después de todo, sin dudas, reafirmo que me acompaña el mandato de “cumplir la palabra empeñada y hacer hasta lo imposible por lograr la paz”,que la reconciliación es un mandamiento universal, que el perdón sentido y practicado desde mi sentir, es un aporte que pretendo dejar como referencia a las generaciones venideras, convencido que este puede hacer más fácil el camino de la reconciliación, que olvidar es casi imposible y por ello es necesario recordar para bien de la historia, para no dejar perder tantas alegrías con sus aprendizajes, para no repetir tantos dolores impuestos, para asegurar que Colombia no vuelva a acercarse a los linderos del abismo del sufrimiento social y la desesperanza por la que la han obligado a transitar.   
 
Finalmente, “ofrezco mi corazón como un territorio despejado de violencias, un rinconcito liberado de odios y resentimientos; ofrezco mi vida como una vereda libre de rencores, y lo entrego con amor, como se cuida una labranza campesina dispuesta para la gran cosecha de la paz”.  
 
Fabio Mariño Vargas 
hipólito 
 

Para adquirir el libro

 
Distribuidora PolArtes se encarga de ponerlo en la puerta de su casa 
Teléfono 3174398701  
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 
 
 
 
 
Pin It

Add comment


Security code
Refresh

BeckRTV.com